Abundancia

¡El hombre fue creado con un poder increíble debido a la mente con la que fue dotado de Dios!

La mente humana puede crear cualquier cosa, sin importar cuán complejo o «imposible» parezca, es decir, puede crear una vida abundante, llena de prosperidad, felicidad y realización.

Sin embargo, hay decenas de millones de personas que viven en la pobreza, la deuda, el estrés, la frustración y la preocupación, mientras que un número limitado disfruta de la felicidad y la abundancia en todas las áreas de sus vidas.

¿Cómo es esto posible?

Estamos hablando del poder de la mente humana?

Hay dos cosas de las que debemos hablar: en primer lugar la abundancia y cómo usamos nuestras mentes.

La abundancia como concepto es mal entendida o no se entiende completamente. ¡No solo significa riqueza material: dinero, casas, automóviles, viajes!

La abundancia comienza con un estado mental, una sensación de plenitud y alegría, un estado perpetuo de bienestar que indica que hay una multitud de medios y posibilidades para lograr absolutamente todo en nuestras vidas: salud perfecta, lujuria por la vida, prosperidad material, ¡Relaciones maravillosas, plenitud y un equilibrio emocional y espiritual!

Luego dije que la mente humana puede crear absolutamente todo: desde la abundancia, la prosperidad y la alegría, hasta la enfermedad, la pobreza, el desamparo, la frustración y la envidia.

¿Cómo se explica eso?

Simplemente, obtenemos más de las cosas en las que nos enfocamos con nuestro subconsciente.

El subconsciente registra cada pensamiento, emoción y percepción momento por momento, y luego libera una esencia de estas cosas.
Los estados emocionales como alegría, prosperidad, satisfacción, felicidad, paz, entusiasmo, repetición e implantación en el subconsciente día a día generarán los mismos sentimientos en el futuro junto con el equivalente externo: cosas, eventos, personas que coincidan con estos estados.

¡Lo contrario es igualmente válido!

Por lo tanto, una vida llena de abundancia es posible y la clave es simple: ¡el estado emocional! ¡Así que presta atención a cómo te sientes lo más que puedes, día tras día! Suena simple, ¿no es así?

Lo es, pero tiene que ser un proceso continuo y una forma de vida, no solo periódicamente o cuando estamos en problemas.

Eso no servirá de nada.

¡No hay necesidad de complicarnos, sino seguir simples pasos para vivir una vida abundante!

  • define la abundancia en tu caso: establece lo que deseas, en cada plano de tu existencia. ¡Sé específico!
  • decide que esta será la forma en que vivirás tu vida: presta atención solo a las cosas que deseas y siempre actúa para traerlas a tu vida.
  • piensa según tu nueva forma de vida: si continúas autosabotándote, piensar negativamente en ti y en los demás, eso eliminará la abundancia y la prosperidad de tu vida. Reemplaza las creencias limitantes con otras para darte energía, poder y practica hasta que se conviertan en tu nueva forma de vida.
  • esté siempre agradecido por lo que tienes: incluso si las cosas no son tan buenas como te gustaría , busca las cosas por las que estás agradecido y experimente ese sentimiento. Te libera del condicionamiento antiguo y te permite enfocarte en las cosas que quieres traer a tu vida.
  • dedícate al cambio continuo y a la mejora en todos los niveles.
  • establezca unos rituales diarios que te pueden llevar al éxito: esto parece más difícil al principio, pero busca ver todos los beneficios que estos rituales te brindarán con el tiempo y estarás más motivado para respetarlos.
  • comience por la mañana influyendo en tu subconsciente, con declaraciones, visualizaciones o grabaciones de las cosas que deseas, haciendo deporte, desarrollándote en lo que mas te gusta, practica la paz interior .
  • ten paciencia: avanza poco a poco.

La abundancia se construye día tras día, no aparece después de una semana.

En conclusión, creo firmemente que la abundancia, la felicidad y la satisfacción están disponibles para todos los que viven y que realmente quieren vivir de esta manera.

¡De esta manera la vida estará llena de sabor, satisfacción, interés y diversión!

Que piensas ¿Crees que la vida puede ser abundante? ¿Cómo ves la abundancia para ti?

NO puede entrar en tu vida si no hay pensamientos positivos .La actitud positiva es un estado que se mantiene de muchas maneras, pero vengo con 3 hábitos que yo he experimentado.

1.Haz todos los días algo que te da energía y te hace sentir maravilloso. Comienza con una lista de todo lo que te gusta. Hazlo lo más completo posible. Agrega a la lista ejercicios para relajarte, ya que el movimiento siempre te ayuda a cambiar tu actitud para mejor.Agrega al mismo tiempo, en tu lista objetivos como «Llamar a mis amigos», «Escuchar las canciones que me gustan». Comprométete en serio de hacer todos los días para mantener su actitud positiva. La actitud se asemeja a los músculos: para mantenerlos en forma máxima se requiere ejercicio diario.

2.Diálogo interior

Es importante enviarte a ti mismo mensajes positivos todos los días.Los investigadores han descubierto que cada uno de nosotros envía unos cincuenta mil mensajes diarios a través del diálogo interno, y el 80% de ellos son negativos.Y como los pensamientos dirigen nuestras acciones y alimentan nuestras actitudes, es muy importante pensar y hablar positivamente. Cambia en tu vocabulario «No puedo» y reemplázalo con «Puedo». Cada vez que te sorprendas al dudar de tus habilidades, piensa en algo que te motive, una cita, por ejemplo, una canción, para alejar los pensamientos negativos.Un pensamiento positivo es miles de veces más fuerte que uno negativo.

3. Rodéate de gente optimista.

Hay dos tipos de personas: las que pueden levantarte y las que te derriban. Se ha descubierto que la actitud es contagiosa, por lo que puedes absorber la energía de las personas con las que pasas más tiempo.Presta atención y sentirás esto, luego asegúrate de pasar tu tiempo solo en compañía de personas optimistas y vivas.

Llena tu agenda con personas que pueden elevar tu nivel de entusiasmo y creen en ti.

!Cree en tu talento!

¡Cree en ti! Cree en Dios que te creó para ser feliz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *